Colegio Marqués de Santa Cruz

Método ABN

El profesorado de este centro lleva adquiriendo la formación necesaria, desde el curso 2013/2014, en el Método ABN, actualmente incluido en nuestro Proyecto Educativo.

Las matemáticas ABN se basan en estos principios básicos:

  1. Proceso progresivo de abstracción, empezando por lo que comprende el alumnado y usando material manipulativo antes de empezar a usar símbolos, porque no se aprende lo que no se entiende.
  2. Trabajo con cifras contextualizadas, dando importancia a la acción de contar y al material manipulativo y de apoyo.
  3. Resolución de los algoritmos integrados en un contexto, donde es clave el relato por parte del alumno.
  4. Atención a los distintos ritmos de aprendizaje y a la creatividad de cada alumno, ya que es un cálculo abierto que ofrece diversas alternativas.

¿Qué es ABN?

El cálculo Abierto Basado en Números (ABN) es un método cuyo fundamento principal es el trabajo con números «completos» con su «significado». Ejemplo: 327 es un número compuesto por la cifra 3 que equivale a 3 centenas y su valor puede ser descompuesto en 300 unidades, la cifra 2 que equivale a 2 decenas y su valor puede ser descompuesto en 20 unidades y la cifra 7 que equivale a 7 unidades.

ABN es abierto porque no se desarrolla con unas instrucciones únicas y cerradas; en él caben alternativas y posibilidades distintas. Las alternativas dependen de las destrezas cognitivas de cada estudiante, de su rapidez en el procesamiento, de su capacidad, etc. Así, si seguimos el ejemplo anterior, otro alumno puede afirmar que 327 es un número compuesto por la cifra 3 que equivale a 3 centenas y su valor puede ser descompuesto en 30 decenas, la cifra 2 que equivale a 2 decenas y su valor puede ser descompuesto en 1 decena y 10 unidades, y la cifra 7 que equivale a 7 unidades y su valor se puede descomponer en 700 centésimas.

Es por ello que el ABN es un método basado en números, no en cifras.

Ventajas del ABN

  • Este método se adapta a cada estudiante. No tiene una forma única ni preestablecida de realizar operaciones; cada alumno aplica sus propias estrategias, traza su propio camino, elige el nivel de dificultad acorde a sus posibilidades, de manera que el menos diestro da más pasos hasta resolver una operación o problema y el más aventajado menos. Ejemplo:

  • Los algoritmos ABN son claros y no dependen de reglas o «trucos» para llegar al resultado («me llevo una», «Cero al cociente y…», etc.). La base del cálculo mediante el algoritmo ABN es que el alumno entienda el número y las combinaciones que se pueden hacer con ellos. Se trata de que comprenda en todo momento lo que está calculando.
  • Conteo real: es decir, antes de que el alumno pase a trabajar el método en el papel, debe aprender manipulando los objetos que le rodean y descubriendo las relaciones matemáticas existentes.
  • Los errores son sólo matemáticos, de numeración y cálculo mental, y no de lateralidad u organización espacial.
  • Otras ventajas reseñables son la aplicación directa de los algoritmos sobre problemas con rutinas diarias de los alumnos, motivación de los alumnos debido al carácter lúdico del método (gamificación), motivación del profesorado debido a la respuesta del alumnado o la potenciación del razonamiento matemático, los conceptos, la numeración y el cálculo mental.

¿Quieres saber cómo es el proceso de escolarización?